YO DESPUÉS DE NOSOTROS

Decía Nietzsche que cuando miras largo tiempo un abismo, éste se vuelve a mirar dentro de ti. Y eso es lo que me pasó.

Las semanas y los meses contemplando una despedida congelada en humor vítreo acabó por inundarme el pecho. Me caló hasta los huesos aquella distancia, aquel ir y venir de gentes ajenas. Aquel sonido del reloj. Aquella vida sin ti y sin mí.

Fue como si la simple idea de volver a verte fuese una estupidez, como si hubiese un ejército de vida riéndose a carcajadas de mi utopía hecha rutina. Tú hablabas de coraje y yo me había construído un traje de cobarde con mis memorias. El homenaje que menos te merecías pero para el único que fui capaz.


No hay comentarios :

Publicar un comentario